domingo, 1 de diciembre de 2013

El traductor, por Salvador Benesdra

Editorial Eterna Cadencia. 670 páginas. Primera edición de 1996, esta de 2012.
Prólogo de Elvio E. Gandolfo.

En una conversación sobre literatura argentina con Federico Guzmán surgió por primera vez el nombre, para mí desconocido hasta entonces, de Salvador Benesdra (Buenos Aires, 1952-1996). La literatura argentina cuenta con grandes cuentistas, pero, me interrogaba Federico, ¿cuál es la mejor novela argentina? Yo opinaba que alguna de Juan José Saer, seguramente Glosa o La grande, por ejemplo; y él apuntaba que su favorita era El traductor de Salvador Benesdra. A mí me resultaba extraño: ¿es posible que la mejor novela argentina no se haya publicado en España?, me decía. Nos llegan muchos novelistas de Argentina, y precisamente el mejor es desconocido... Ahora que por fin he podido acercarme a El traductor no estoy seguro de poder afirmar que ésta es la mejor novela argentina, pero desde luego es una de las mejores que se han escrito en ese país (o al menos de lo que yo conozco, que obviamente no es todo) y, posiblemente, una de las mejores novelas en lengua española de las tres últimas décadas.

Salvador Benesdra sólo escribió esta novela y un libro de autoayuda; ninguno de los dos los vio publicados en vida. El 2 de enero de 1996 decidió suicidarse: se arrojó a la calle desde su apartamento, un décimo piso. Como cuenta en el prólogo, el escritor y crítico Elvio E. Gandolfo se encontró con esta novela cuando en 1995 formaba parte del prejurado del premio Planeta Argentina. Tras leer las primeras páginas, Gandolfo ya sabía que se hallaba ante una obra especial: “Esto es genial de verdad. No lo van a premiar ni en broma”, escribe.
La novela quedó entre las finalistas del Planeta Argentina porque lectores como Gandolfo o Daniel García Helder la recomendaron y la defendieron de cara a la deliberación final del jurado; pero (lógicamente) no se premió. Era demasiado literaria para un premio tan comercial. No es El traductor una novela de lectura fácil ni, debido a su temática torturada y en ocasiones ensayística, puede gustarle a un público mayoritario. Es decir, si se premiaba una novela como ésta no se iba a recuperar la inversión “ni en broma”.
El traductor se publicó en 1995 gracias al dinero de una beca que solicitó para el libro el propio Benesdra -bajo la recomendación de Gandolfo- y gracias a las aportaciones de los familiares de Benesdra. Durante las dos semanas que he tardado en leerla he intercambiado unos cuantos correos con Gandolfo, al que conozco gracias al blog. En uno de ellos le preguntaba si sabía cuántos ejemplares del libro se habían publicado originalmente en Ediciones de La Flor. Gandolfo no estaba seguro, pero muy amable se lo preguntó a los primeros editores. Parece ser que hubo una primera edición de 1.500 ejemplares y una reedición de 1.000. En 2012 la editorial Eterna Cadencia ha editado 1.800, y algunos de ellos los ha distribuido en España.
Cuando vi El traductor en las librerías de Madrid no dudé en comprarlo.

La novela es en gran parte autobiográfica. Su protagonista, Ricardo Zevi, trabaja, al igual que Benesdra, de traductor en una editorial llamada Turba, que publica principalmente ensayos sobre temas sindicales y de izquierda en general. Turba es la principal editorial progresista de Argentina. Estamos en 1991 y Zevi es un hombre de 36 años que siente cómo se desmorona su mundo de referencias tras la caída del Muro de Berlín y el desmantelamiento de la Unión Soviética: “La izquierda toda, desde los talmudistas del trotskismo hasta los más tibios socialdemócratas, veía o mejor dicho trataba de no ver cómo desaparecían piedra a piedra bajo sus pies los últimos vestigios que quedaban de lo que alguna vez había sido su mundo, su civilización, su cultura o su cimiento vergonzante y clandestino. La última catedral de la religión atea del socialismo parecía llevarse en su derrumbe hasta el último testimonio de que la izquierda había sido alguna vez una realidad, defectuosa como el mundo, malvada como un gulag, vigente como una piedra” (págs. 218-219).
En cualquier caso, Zevi no es un ortodoxo de la izquierda soviética, con la que se muestra crítico, sino un socialista utópico.

La novela avanza con dos tramas, más o menos paralelas o entrecruzadas.
Una pertenece al ámbito más privado de la vida de Zevi, y nos habla de la relación con Romina, una joven provinciana a la que conoce en un café según comienza la novela, cuando ella se acerca a Zevi para entregarle un folleto de la Iglesia adventista a la que pertenece. La segunda trama corresponde a un ámbito más social para Zevi, el de su trabajo en la editorial progresista Turba. A pesar de los principios que promulga en los libros que publica, en Turba comienza a haber cambios: parece que los dueños de la editorial, los Gaitanes, quieren modernizar la empresa con cambios tecnológicos que van a provocar el despido de más de un trabajador. Zevi, uno de los pocos traductores de Argentina que no trabaja de externo, verá amenazado su puesto.
El protagonista está traduciendo un ensayo de un alemán llamado Brockner (un autor inventado), que contiene ideas racistas y clasistas y que defiende las sociedades jerárquicas. El narrador reproduce varias páginas del ensayo de Brockner, que el protagonista refutará o bien sucumbirá al pragmatismo de sus ideas.

La novela se centra en las dos tramas comentadas, la relación de Zevi con Romina y la relación con la empresa Turba. En ella hay capítulos de gran ritmo narrativo que se adentran en la turbulenta mente del personaje, un trasunto de la personalidad obsesiva de Benesdra, en los que la trama se desarrolla de una forma agobiante y tortuosa, “como en el mundo de Roberto Arlt” (pág. 74), comparación que se repite más de una vez en la novela. Pero quizás la influencia más poderosa a la hora de construir el personaje atormentado de Zevi sería el autor que inspira al propio Arlt: Dostoyevski. Y en otros momentos el ritmo se desacelera y el personaje reflexiona (con gran profusión de citas de filósofos) sobre el mundo que le ha tocado vivir y la deriva política de la izquierda y de su país.

El estilo es denso, barroco. Se nota que Benesdra es un escritor acostumbrado a leer a filósofos y de ellos toma el gusto por una redacción rica en frases largas y subordinadas que van negando o matizando la frase principal.
Un aspecto que no debo olvidar al hablar de este libro es su sentido del humor; un humor a veces cruel, políticamente incorrecto; un humor doloroso que ha provocado en mí más de una carcajada, como le ocurrió al propio Gandolfo según cuenta en el prólogo.

En más de una ocasión esta novela, escrita en 1995, me ha parecido visionaria: El traductor es una obra de profunda actualidad: la España de hoy, con su crisis, su desmantelamiento del Estado del bienestar, sus bajadas de sueldo y sus abusos laborales no se puede parecer más al mundo que describe Benesdra en 1995.
En algún momento, cuando la novela se centraba en la relación de Zevi con Romina, he pensado también que a Benesdra la novela se le iba de las manos, y que la narración entraba en un territorio que, sin abandonar el realismo, casi se volvía expresionista en sus caminos de perversión. Pero en realidad el viaje a los infiernos de Romina y Zevi sigue teniendo mucho del mundo de Dostoyevski. En todo caso, aunque en algún momento parece peligrar la verosimilitud (lo que queda justificado más adelante por el estado mental del protagonista), yo no podía dejar de leer. Necesitaba en todo momento saber qué le iba a ocurrir al torturado judío sefaradí Zevi con la adventista Romina y con la editorial falsamente progresista Turba, en un mundo de dominadores y dominados donde la idea de justicia parece estar desapareciendo de la faz de la Tierra. Entre las páginas 429 y 430, Zevi señala: “Acababa de descubrir un beneficio absolutamente inesperado de mi conducta criminal: haber incurrido de veras en el mal le permitía a uno actuar como un hijo de puta también con quienes se lo merecen de verdad y sólo entienden ese trato”. Al leer este párrafo se me escapó una carcajada. No voy a explicar por qué Zevi acaba incurriendo en el mal para no destripar la novela.

Se lo comentaba a Gandolfo en un correo: a veces es desalentador darse cuenta de que obras tan poderosas como ésta pasan casi desapercibidas. El traductor tiene todos los elementos para ser una obra de culto: su prosa es poderosísima, se adelantó a su tiempo, su sentido del humor es desgarrador, sus dos personajes principales son inolvidables, su análisis de la vida individual y social tiene capacidad para revolver e incomodar la conciencia de cualquier lector. Además, éste es el único libro del autor si obviamos su libro de autoayuda (que desde luego no le sirvió para nada). Con él debería haber entrado en la historia de la literatura escrita en español, pero se suicidó antes de verlo publicado. Benesdra tiene todos los ingredientes para convertirse en un mito. El propio Gandolfo escribe en su prólogo: “Una de las mejores novelas argentinas que se hayan escrito desde 1810”.
Si Salvador Benesdra fuese un autor norteamericano, estaría traducido a todos los idiomas y El traductor sería una obra de culto. Al ser argentino, este libro se pudo publicar gracias a la financiación de sus familiares y calculo que lo hemos leído no más de 3.000 personas.
Según Federico Guzmán yo voy a ser el único receptor en España de esta obra que nos acerca la editorial argentina Eterna Cadencia. Sinceramente espero que Federico se equivoque y que El traductor encuentre a los lectores exigentes que sin duda merece.


Por favor, si algún lector descubre esta obra gracias a esta entrada del blog y decide acercarse al libro, que me lo cuente. Para mí sería muy alentador conseguir al menos un lector para esta magnífica novela.

58 comentarios:

  1. Excelente reseña, David, y no es un libro fácil de reseñar. Me da muchísimo gusto que la novela te haya entusiasmado tanto como a mí. ¡Viva Benesdra!
    Federico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Federico:

      Creo que este es uno de esos libros por los que uno piensa que merece la pena tener un blog de reseñas: para intentar (dentro de mis posibilidades) llamar la atención sobre libros injustamente olvidados.

      Cómo me gustaría conseguirle al menos un lector a Benesdra.

      saludos

      Eliminar
    2. Fui compañero de trabajo y uno de los confidentes de Benesdra durante el tiempo en el que escribió El Traductor, conocí sus fracasos y fuimos despedidos juntos de la editorial en la que trabajábamos. Un genio que hablaba 7 idiomas -estaba aprendiendo japonés, el 8º- había leído todo lo que se puede leer, desde Lenin hasta Hegel y todo en idioma original. Sin dudas el mejor periodista de internacionales que conocí y además un gran conocedor de la economía. Creo que su inteligencia proverbial y su condición de psicótico -tal vez producto, en parte, de su mente altamente desarrollada- lo llevaron al suicidio. Pero antes nos dejó dos obras magníficas. Una sobre autoayuda, más digerible aunque su juego es que el placer es apenas una consecuencia del dolor y El Traductor, una historia casi real que refleja el abatimiento y la incertidumbre de los socialistas ante la oleada neoliberal de los 90 y la caída de la URSS. Como sugiere David, hoy que el neoliberalismo vuelve a enseñorearse en el mundo -imaginen el 2016 que pasamos los argentinos- vale más que nunca su lectura.

      Eliminar
    3. Hola Rubén:

      Muchas gracias por entrar al blog y hablarnos de su experiencia con Benesdra. Me parece todo un privilegio haber podido ser su compañero de trabajo y amigo.
      En una librería de Madrid vi el libro de autoayuda de Benesdra, pero no sé si comprarlo. Me da la impresión de que tiene que ser un libro bastante raro. Quizás lo haga, porque los ecos de El traductor aún resuenan en mi cabeza.

      Saludos

      Eliminar
    4. Rubén, le dejo aquí un mensaje:

      ¿Te apetece que te haga para el blog una entrevista sobre tu relación con Salvador Benesdra?
      Si le apetece te puedes poner en contacto conmigo en esta dirección: david_p_l@hotmail.com

      Saludos

      Eliminar
  2. A mí me ha picado la curiosidad. Si me la encuentro en las librerías la próxima vez que baje a Madrid me la llevo.

    Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      Por Madrid sí se ha visto en las librerías durante el pasado mes. Imagino que se podrá encontrar con facilidad. A ver si yo me animo con El plantador de tabaco, aunque mi pila de libros por leer es tremenda.

      saludos

      Eliminar
  3. No es fácil que la gente se anime con una novela de 700 páginas de un argentino desconocido. Lo entiendo. Acabo de entrar en Amazon y, obviamente, no se ha vendido ni un solo ejemplar. Así es esto. Ya qué.
    F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, como decía Gandolfo: esto siempre ha sido así, pero y lo bien que nos lo pasamos leyendo y escribiendo...

      Saludos

      Eliminar
  4. A buscarlo inmediatamanente..... espero tener suerte, desde luego has hecho que desee leerlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caimán:

      Le leyeras este libro y te gustara me haría una gran ilusión. A ver si hay suerte.

      Saludos

      Eliminar
    2. Encontrado y pedido... ya te diré... Saludos, y gracias de nuevo...

      Eliminar
    3. Qué bueno.

      Sí, por favor, cuéntame qué te parece este libro.

      saludos

      Eliminar
  5. Hola amigo:

    Suena tentador y esta vez, caeré. Por lo menos una lectora has reclutado. Un comentario pedestre y casi cutre: es caro, 26,50 en la central de Callao pero es mucho papel también y si la calidad acompaña, me lo autorregalaré para el próximo puente. Acabo de salir del campo minado del Plantador de Tabaco y ya me estoy metiendo en otro berenjenal. Te iré contando.
    Un saludo y gracias,
    S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sonia:

      El plantador de tabaco tiene muy buena pinta.
      El traductor es una novela con cambios de ritmo brusco. Me está empezando a pesar la responsabilidad: espero no equivocarme en esta recomendación.

      Saludos

      Eliminar
    2. Muchas gracias, la verdad es que esta novela es muy atractiva, según leo tu reseña. Mañana mismo la busco.

      Eliminar
    3. Hola Viejo Fettes:

      Ojalá te guste.
      Saludos

      Eliminar
  6. Hola, David.
    Me ha gustado mucho esta reseña, supongo que por lo que tiene de especial. Trataré de conseguir la novela de Benesdra.
    Qué gran blog has construido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Peri:

      Pues a ver si la encuentras y te gusta.

      Gracias por tus palabras.

      Saludos

      Eliminar
  7. Hola David. Apenas leí la palabra utópico pensé en preguntarte si te gustaba Roberto Arlt. Erdosain y su rosa de cobre son inolvidables para mi. Gracias por esta entrada, jamás había escuchado nada de Benesdra. Que ironía la del libro de autoayuda, de publicarse ¿vendría con un yunque de regalo? En lecturas ando por otros caminos ahora pero para el año que viene (bueno, en unas semanas) voy a pasar por la hermosa Eterna Cadencia. Hay algunos libros que los tengo clavados como en la garganta porque no puedo conseguir (lo que sea de Valentín Fernando, Un amor de Buzzati) espero que con El traductor no me pase lo mismo, aunque parece haber stock de sobra.

    ¿Ves? esto es lo que te digo siempre de tu blog, la tarea de encontrar estas joyas de poemas, estas joyas de novelas es un trabajo admirable. Esto de empujarnos a otros escritores, de hacernos ir de cacería, prestar mas atención, ir de compras a las librerías con una lupa.

    ¿Conocés la obra de Alvaro Colomer? Leí Los bosques de Upsala por una reseña en el blog de Jesús y me gustó mucho, pero no encontré tampoco sus otros libros. Que impotencia che.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Analía:

      De Roberto Arlt leí Los siete locos y Los lanzallamas, y son dos libros de los que guardo un gran recuerdo. También leí algún cuento.
      Tengo pendiente de leer El juguete rabioso. A ver si cae en breve.
      El libro de autoayuda lo ha publicada también Eterna Cadencia. En su momento no se lo quiso publicar ninguna editorial porque pensaban que era un libro "demasiado elevado" para lo que suele ser el género.

      Gracias por tus palabras sobre el blog.

      De Colomer he oído hablar bien. A ver si leo Los bosques de Upsala.

      Que te vaya bien por Eterna Cadencia.
      Saludos

      Eliminar
  8. me acaban de avisar de la libreria, acaba de llegar mi ejemplar de El traductor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, pues ya me contarás qué te parece. Espero que lo disfrutes.

      Saludas

      Eliminar
    2. Es un libro enorme, de los que vale la pena sumergirse a fondo. El pozo anímico de Zevi, su infierno peculiar está muy conseguido, mejor la parte con Romina que la laboral. Es muy cierto lo del sentido del humor, el tipo suelta cada dos por tres alguna frase que nos dibuja algo más que una sonrisa. A mi me ha hecho mucha gracia como nos deja a los españoles, Felipe González incluido.
      Un gran libro, una gran recomendación, de las mejores que has hecho.

      Eliminar
    3. Hola detective:

      Me alegro mucho de que te haya gustado.
      Lo cierto, es que lo de los Gaitanes era muy gracioso.

      Saludos

      Eliminar
  9. Hola David:
    Sólo quiero contarte que tu campaña está teniendo éxito, por lo menos en la Central de Callao está agotado. Según me dijeron está pedido y me avisarán cuando llegue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sonia:

      Bueno, pues a ver si llega de nuevo. Seguro que habían traído pocos.

      saludos

      Eliminar
  10. acabo de comprar "El traductor" y me dan ganas de leerla. ahora, novela de las mejores de Argentina: "Zama", de Antonio Di Benedetto (por si no llegó a España)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Liyo:

      Espero que te guste El traductor, y que después de leído te pases por aquí a contarme qué tal.

      A Di Benedetto lo reeditaron en España hace no mucho. Un poco antes yo había comprado su novela Zama, en una edición de Alfaguara de los años 80, cuando al parecer Di Benedetto fue popular en España. Como tú dices, Zama es una magnífica novela. Si te apetece leerlo, tengo comentadas 4 novelas de Antonio Di Benedetto en el blog. Sólo tienes que buscar la letra A en el índice.

      Saludos

      Eliminar
  11. Hola a todos
    Verdaderamente, El traductor es una joya. La podéis encontrar disponible a través de Agapea. Por cierto, Liyo, Zama se reeditó en España hace un par de años en un volumen de Aleph que incluye también El silenciero y Los suicidas. A través de webs españolas como Todocoleccion se pueden encontrar también otros libros suyos de segunda mano (yo te recomiendo, por ejemplo, los relatos de Absurdos).
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Luis:

      gracias por la información.
      A ver si leo el llibro de relatos completos de Di Benedetto, que lo tienen en la biblioteca que frecuento.

      saludos

      Eliminar
  12. Compré esta novela en Buenos Aires, en la librería Eterna Cadencia. Me sedujo la idea de El camino total (que es el libro de auto-ayuda de Benesdra). Este tipo era un clarividente. Basta leer unas líneas para comprender que compite con Saer (especialmente en prosa) y con Di Benedetto ( lo mismo en luctuoso). Comparte con ambos un bagaje filosófico importante, pero quizá Benesdra suena más certero compartiendo sus ideas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      Hubiera sido muy bueno haber podido leer más obras de Benesdra para ver qué camino tomaba.

      Quizás Saer tenía más interés que Benesdra en crear el mundo ficción total, con la creación de un espacio en el que mover tantos personajes. Por cierto, esta semana me compré el volumen de sus cuentos completos. A ver si los leo pronto.

      saludos

      Eliminar
  13. ...Es curioso...
    ...Yo la busqué durante años porque había leído a alguien, no recuerdo quién, hablando de ella en un suplemento literario. La conseguí, por fin, en una librería de Buenos Aires en 2007, en Ediciones de la Flor...
    ...Hace un año que llevo la colección de narrativa de una pequeña editorial sevillana llamada Alegoría, y fue el primer libro en el que pensé para inaugurar dicha colección. Ahí empecé a buscar cómo hacerme con los derechos, y supe que lo iba a reeditar Eterna Cadencia. Cuando me puse en contacto con ellos para explicarles que quería publicarlo en España me dijeron que ellos lo distribuirían también aquí, pero yo en la periferia cultural, fuera de Madrid, no lo he visto y me da pena...
    ...Yo también estuve una noche hablando con Federico Guzmán de esta maravilla. No sé si es la mejor novela argentina. Yo creo, de hecho, que es muy irregular, y a veces pesada y aburrida. Pero, efectivamente, es encantadora...
    ...Ahora estoy buscando información sobre Benesdra, porque lo he convertido en personaje literario, y he llegado aquí...
    ...Un saludo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Ángel:

      Este libro sí que se vio por Madrid durante unas semanas. Ahora ya no sé si se puede encontrar, alguna persona que lo buscó me comentó que le estaba costando.

      Espero que tengas suerte con la editorial.

      saludos

      Eliminar
  14. Buena recomendación. Un poco caro, el libro. Pero caerá, seguro. Me recordó un poco El pasado, de Pauls, claro que ésta es la versión establishment y pretenciosa de la historia. ¿Lo has leido? Por otro lado, queria preguntarte por Oswaldo Lamborghini, ¿alguna recomendación?
    Un saludo.
    Dr J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dr. J:

      Sí, quizás sea un poco caro, pero tiene 670 páginas y el que compré en España tuvieron que traerlo desde Argentina. Tras leerlo, consideré que fue un dinero bien invertido.

      El pasado de Pauls lo he tenido en las manos varias veces, lo tienen en la biblioteca que frecuento. Me han hablado bien y mal de él, parece que crea división de opiniones. Quizás me acerque a él, no he leído nada de Pauls y siento interés.

      De Osvaldo L. leí El Fiord (hay reseña en el blog, por si te apetece leerla) y la verdad es que no me gustó. Eran 16 páginas que se me hicieron largas.

      Saludos

      Eliminar
    2. Hola David,
      Primero quiero decirte que llegué a este blog buscando referencias de "El traductor" de Benesdra. Definitivamente me convenció de comprarlo y hacerle caso a mi ya gurú de lectura que es quien tiene una librería donde vivo en Rosario, Argentina. Me ha parecido un libro "genial", coincido que es muchas veces un ensayo que me ha invitado a investigar sobre tantos temas de política que desconocía. Soy psicóloga y disfruté mucho al descubrir como el autor utiliza en el argumento de esta novela al psicoanálisis para el desarrollo de su historia. Si me permitís el atrevimiento te recomendaría ampliamente "El pasado"de Alan Pauls es una novela embriagadora, escrita de un modo realmente bello, no la dejes pasar. Lo único que podría objetar de "El traductor" es el modo de cerrar la historia, su final, me parece un poco incongruente con la lógica de los personajes, pero: quien soy yo para decir algo sobre semejante novela y semejante autor.
      Saludos y muchas gracias por sostener un espacio como este tan amable y generoso para quienes disfrutamos de la lectura.

      Eliminar
    3. Hola Carlu:

      Me alegro de que te gustara el libro; como tú dices, es verdad que ese final queda un poco raro teniendo en cuenta la historia leída. Imagino que siendo Benesdra un depresivo crónico, lo que se transmite a su personaje, quiso terminar el libro de forma alegre, porque a él mismo le daba miedo que su personaje (un trasunto de sí mismo) acabara mal.

      Ya me han hablado más de una vez de "El pasado" de Pauls. Lo he tenido más de una vez en las manos. Me han hablado bien y me hablado mal, últimamente son más lo que me hablan bien de él. Lo acabaré leyendo.

      Muchas gracias por pasarte por aquí, y por el interés.

      Saludos

      Eliminar
  15. Gracias, David.
    El traductor caerá fijo. Es lo más prometedor que he descubierto desde hace mucho tiempo. Y además, nadie se reclama "hijo de Benesdra". No se puede decir lo mismo de los "bolaños", que florecen por doquier. Cosas curiosas.
    Saludos!
    Dr J.

    ResponderEliminar
  16. Ah, El pasado -que no El pesado- está en bolsillo. Merece la pena intentarlo. Lo que Borges hubiera resuelto en un cuento de cinco páginas, aqui se va a las quinientas o por ahi. Yo no lo pude terminar. También hay película. Se deha ver, con Gael Bernal. Sobre todo en versión "download" o by the face.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre El pasado he oído ya muchas opiniones contradictorias. No sé si lanzarme con ella o con otra novela de Pauls. ¿Alguna recomendación de este autor?

      Sobre El traductor: una reflexión de mi amigo Federico Guzman: en los 90 argentino podían sobresalir dos modos de contar: el barroco y profundo de Benesdra y más metaficcional y experimental de Aira. Al morir Benesdra, Aira se convierte en el referente. Si Benesdra hubiera seguido escribiendo libros quizás ahora los jóvenes estarían interesados por una literatura más política y comprometida que por una literatura de juego.

      saludos

      Eliminar
  17. Hola David...soy argentina y no conocía a Benesdra hasta que hoy en un curso de posgrado lo recomendó la docente. Di con tu blog y sin tenía alguna duda en leer o no el libro, vos me alentaste que lo hiciera. Un saludo y felicitaciones por tu blog. Graciela .
    Acá te dejo mi blog por si querés pasar...
    www.boticaria-graciela.blgspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Graciela:

      Benesdra es uno de esos escritores ocultos maravillosos. E imagino que siendo argentina se disfrutará todavía más. No lo dudes: Lee El traductor, es un libro muy grande. Aprovecha la reedición.
      Y por si no lo conoces te comento otra reedición de Eterna Cadencia más que interesante: El desierto y su semilla de Jorge Barón Biza.

      Yo ahora estoy leyendo otro libro argentino: Cada vez más cerca de Elvio Gandolfo, que hace el prólogo de El traductor. Un gran libro el de Gandolfo, otro gran escritor argentino. Qué gran tradición la de tu país.

      Me paso por tu blog.

      Saludos

      Eliminar
  18. Hola David. Muy bueno tu blog. Estoy terminando El Traductor. Sí, se disfruta siendo argentino. Hace mucho, pero mucho tiempo que un libro no me atrapaba así. Coincido en lo que escribiste, y destaco el humor, también me he reido a carcajadas, cada cierta cantidad de páginas claro. Y estaba justo pensando en leer El desierto y su semilla.....Un abrazo grande.
    Gastón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gastón:

      Me alegra mucho que este gran libro encuentre a sus lectores. Como te pasa a ti, a mí el libro también me enganchó mucho. Y también me reí mucho.

      El desierto y su semilla es otro estilo, pero también merece mucho la pena.

      Y, como le recomendé a la mujer argentina llamada Gabriela: el libro de Elvio Gandolfo Cada vez más cerca también está muy bien.

      Qué gran tradición literaria la argentina.

      Un abrazo
      David

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. A ti, Florencia, por pasarte por aquí.

      Saludos

      Eliminar
  20. Lo acabo de terminar y me alegro de encontrar este blog. El libro es inmenso, en muchos sentidos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Agostina:

      Me alegra que hayas leído este gran libro y te hayas encontrado mi blog. Pásate cuando quieras por aquí.
      Saludos

      Eliminar
  21. Me lo recomendó un librero amigo en Madrid, lo estoy leyendo, es una obra magnífica, hipnótica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Makroll: me alegra que le guste, este libro se merece encontrar lectores que disfruten de él.

      Saludos

      Eliminar
  22. Gracias por tu justa y entusiasta reseña de un autor argento al que la historia le dio la espalda, pero el tiempo le dará la razón. Justamente por estos días lo terminé y lo estaba por reseñar, y tu entrada de blog me animó mucho más.
    Te cuento que acá en Argentina no es más conocido que allá, pero de todas formas circula de boca en boca, y de préstamo en préstamo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sofía:

      Sé que Benesdra no es un autor muy conocido, pero estuvo muy bien la reedición de Eterna Cadencia y que un nuevo número de lectores pueda acercarse a él. Esperemos que su repercusión crezca.

      Hace poco leí otro libro argentino que también merecería más atención: Las Varonesas de Carlos Catania. ¿Lo conoces? Lo tengo comentado en el blog.

      Ánimo con esa reseña.
      Un abrazo

      Eliminar
  23. Acabo de terminar de leer esta novela y¡me ha encantado! No recuerdo cómo llegue a ella, creo que leyendo algún artículo donde la mencionaban. Es buenísima, a pesar de sus partes más áridas. Creo que ya muchos la hemos leído. Un abrazo, Marcela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcela:

      Me alegra mucho comprobar que esta novela encuentra sus lectores. Es un libro inmenso. Debería ser más famoso. Aquí, en España, no es muy conocido, y es una pena.

      Un abrazo
      David

      Eliminar
  24. conseguiste otro lector!

    “Esto es genial de verdad. No lo van a premiar ni en broma”,;)))

    me parece interesantísimo todo lo que contás. me atrapó y dan ganas de leerlo. dios salve a Benesdra
    a Mourinho le decían el Traductor peyorativamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Martín:

      Este libro es muy bueno, y su historia fascinante. Espero que te pueda gustar.

      Saludos
      David Pérez

      Eliminar