martes, 8 de septiembre de 2009

La pesquisa, por Juan José Saer




Seguimos con la cosecha de la calle Corrientes.
A diferencia de Andrés Rivera, de Juan José Saer sí había oído hablar; no estoy seguro dónde, supongo que en el suplemento cultural de algún periódico. Y había hojeado varios de sus libros en la biblioteca de Móstoles, publicados la mayoría de ellos en España por la editorial RBA.
Recordaba vagamente que algún crítico o escritor más joven señalaba a Saer como uno de los más importantes escritores argentinos actuales (murió en 2005), y, aunque no sabía cuáles eran sus libros más señeros, pensé que esta “novela policial”, como dice en la página 3 bajo el título, podría servir para empezar.

Tras leer el libro, opino que donde en la página 3 dice: “Juan José Saer / La pesquisa / novela policial”, igual que el famoso cuadro de Magritte que representa una pipa se titula Esto no es una pipa, una flecha debería indicar en otro punto de la página: “Esto no es una novela policial”, o al menos decir que “esto no es sólo una novela policial” o “esto no es ante todo una novela policial”, sin querer menospreciar, en todo caso, al género policial.

Esta novela policial sería, al menos, dos novelas, una que es casi policial en la forma y otra que podría llegar a serlo en el contenido.
El libro empieza con un inspector de policía que mira la calle a través de la ventana de su despacho en Paris, una calle en la que actuará, seguramente en breve, un asesino en serie de ancianas.
La prosa, construida con frases largas y alambicadas es fluida, rítmica; inteligente en el análisis de los detalles y los temperamentos y psicologías de los personajes.
Y digo que no me parece, en realidad, una novela policial porque, si el texto empieza en la página 7, en la 30 ya hay elementos suficientes para desenmascarar al asesino y sus motivaciones. Como desde luego Saer no parece un narrador torpe o carente de imaginación a la hora de organizar la tramoya de un policial, empezamos a sospechar que sus intenciones son otras a las de atrapar a un asesino de ancianas, que tal vez el protagonista, tras la idea borgeana de que un hombre es todos los hombres, en realidad está buscando, siguiendo con el juego borgiano, algo que se evade de un espejo (no quiero contar nada más de la trama).

Esta primera novela es cortada por otra en la página 47. El narrador de la historia anterior, Pichón Garay, es interrumpido por su amigo Tomatis. Una persona más, Soldi, asiste a la conversación. Pichón ha regresado a Argentina desde París, donde vive, y el reencuentro con su ciudad (¿Santa Fe?) le provoca sentimientos encontrados. En algún momento sabemos que en Argentina tiene pendiente la historia de un hermano mellizo desaparecido por la dictadura y un olvido del que se avergüenza ante su amigo del pasado, Tomatis (Soldi es un amigo nuevo de éste, más joven que ellos).
En esta segunda novela, los tres protagonistas remontan en lancha por los riachos del Paraná para visitar la casa de otro amigo muerto, Washington Noriega. Allí la hija de Washington custodia los papeles del muerto, entre los que se ha encontrado una enigmática novela, En las tiendas griegas, de autor desconocido, y que recrea una conversación entre dos soldados en Troya, en medio de la guerra descrita en La Iliada por Homero. Soldi, el único de los tres que ha leído la novela, se la resume en un restaurante de Santa Fe más tarde.
“El Soldado Viejo posee la verdad de la experiencia y el Soldado Joven la verdad de la ficción. Nunca son idénticas, aunque sean de orden diferente, a veces pueden no ser contradictorias”, dice Pichón como conclusión de la narración de Soldi, (como conclusión de la mayoría de los cuentos de Borges, que parece ser uno de los padres literarios de Saer).

Pichón acaba de contar la historia de la experiencia (la que apareció en los periódicos, la que yo sospeché en la página 30) del comisario parisino; y Tomatis, dando al relato una bella vuelta de tuerca, deduce, a partir de los datos suministrados por Pichón, un final alternativo y no resuelto por la policía francesa (la verdad de la ficción, la verdad de un cuento de Borges o de Chesterton).

Lo curioso de la segunda novela, la que transcurre entre Santa Fe y los riachos del Paraná, es, además del trazo psicológico de los personajes -cómo unos ven a otros, o creen ser vistos por el otro-, cómo Saer centra su descripción de las escenas sobre detalles nimios: la forma de pinchar las aceitunas de los personajes durante la conversación en el restaurante, lo que cada uno puede ver del recinto según está sentado… lo que podría desviar la atención del relato, pero en cambio le confiere un aire melancólico, como si el tiempo sobrevolase directamente sobre el patio del restaurante, al que definitivamente llega el otoño, que en realidad está llegando sobre los dos amigos.

Estos personajes: Tomatis, Pichón, Washington… aparecen en otras novelas de Saer, que por lo que he leído en Internet ha compuesto con sus personajes y la ciudad de Santa Fe un micromundo parecido al que levanta Onetti en Santa María.

Creo que La pesquisa tiene, en parte, una continuidad en Las nubes, otra novela de Saer, que está en la biblioteca de Móstoles. A ver si encuentro Nadie nada nunca o La vuelta completa.

Si dije de Andrés Rivera que me había parecido un descubrimiento, debería subir el grado de mis adjetivos para ponderar el de Saer.

25 comentarios:

  1. Como siempre nuestro amigo Fortaleza nos sorprende con su mirada y su escritura. NO he leído la novela de Saer, pero luego de la lectura propuesta, se me abre el apetito.

    ResponderEliminar
  2. Hola, noseaszote.

    Pues no creas que no me acuerdo de los tiempos del foro de Bolaño.
    Cuando estaba pensando en escribir este post se me ocurrían frases para compararlo con Bolaño, aunque acabé pensando que iban a quedar aquí un poco raras.
    La verdad es que esa idea de contar un cuento de Borges, sobre el otro y el yo, a través de un policiaco me resultó muy bolañesca.
    Pero sobre todo me recordó a Bolaño la parte en la que Soldi le cuenta a Pichón y a Tomatis el resumen del argumento de la novela que ha encontrado en casa de su amigo muerto, una novela misteriosa, un resumen que es un cuento en sí mismo, un truco parecido al que usaba B. en la última parte de 2666.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ME PARECIERON MUY INTERESANTES TUS COMENTARIOS.DEBO CORREGIRTE EN ALGO. LA CONVERSACION DE LOS AMIGOS PICHON GARAY, SOLDI, Y TOMATIS, SE DESARROLLA,EN UN PATIO CERVECERO-LOS AMIGOS SE JUNTAN ALLI PARA TOMAR CERVEZA Y LAS MENCIONADAS ACEITUNAS- FRENTE A LA TERMINAL DE OMNIBUS DE LA CIUDAD DE SANTA FE. ASI COMO EL DELTA QUE RECORREN, NO CORRESPONDE AL RIO DE LA PLATA, SINO A LOS RIACHOS, QUE COMPONEN LOS BRAZOS DEL RIO PARANA , FRENTE A LA MISMA CIUDAD. EL PERSONAJE DE WASHINGTON NORIEGA, SE DICE, SERIA EL MENTOR INTELECTUAL DE JUAN JOSE SAER, EL POETA JUAN L.ORTIZ, O SEA SAER MANTIENE SU MICROMUNDO SEMEJANTEAL DE ONETTI, EN SANTA MARIA.TE SALUDO MUY ATENTAMENTE

    ResponderEliminar
  4. Hola Beto.
    Te agradezco tu lectura y tu comentario.

    Sí, tienes razón la escena de las aceitunas transcurre realmente en el patio de un restaurante, y no en "un restaurante" como dije yo. Me gustó el comentario que hace Saer cuando dice que Pichón seguía llamando a la estación de omnibus, que está cerca, "la estación nueva", cuando está construida hace veinte años. Era nueva cuando él dejó Buenos Aires pare ir a París, y los amigos la llamarían así. Para Tomatis o Soldi ya no puede ser la estación nueva, lo sigue siendo para Pichón, en su mirada de vuelta sobre la ciudad.

    Lo del delta de la Plata, la verdad es que no estaba seguro al escribirlo. Recuerdo que hablaban del río Paraná, y de un afluente llamado Colestinamé (creo).
    Este verano estuve en Buenos Aires, y un día visité el Tigre. Allí tomamos un barco que hacía un recorrido por el río Paraná y otro río del que no recuerdo el nombre (se veía una casa de campo de Sarmiento, el político y escritor del XIX, en el recorrido). Al leer el libro de Saer imaginaba esos parajes en los que estuve. Aunque, claro, tras la visión de un turista, había supuesto que el río Paraná y esos riachos, como dices, formaban parte del delta del Plata.

    Ya que estamos con correcciones, o puntualizaciones, me voy a hacer otra a mí mismo. Escribí arriba que en España la mayoría de los libros de Saer los había sacado la editorial RBA, cuando en realidad es Muchnik Editores, la editorial de Mario Muchnik, el editor argentino afincado en España.
    Y tras hojear de nuevo los libros de Saer de la biblioteca de Móstoles, ya he visto que el autor más joven que decía que Saer era de lo mejor de la literatura actual era Ricardo Piglia (de quien tanbién compré libros, y al que ya había leído hace tiempo). A quien por cierto, "La pesquisa" está dedicado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola, me doy cuenta de que el error que cometo, y de nuevo en la respuesta, es el de pensar que el restaurante de las aceitunas estaba en Buenos Aires y no en Santa Fe. Supongo que no me fijé cuando escribí eso.

    Por cierto Beto, interesante esa referencia a Juan L. Ortiz. No había leído nada sobre eso en Internet. Supongo que en algún momento volveré con Saer. Creo que está siendo el escritor argentino que más me ha gustado de estos que he comentado aquí.

    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  6. ya que estamos en tren de cambiar impresiones, me olvide de recomendarte que leas de Saer, GLOSA, publicada en 1986, por primera vez, esa novela es al decir del mismo autor, lo que mas se asemejaba, a su proyecto literario. De NADIE NADA NUNCA, te puedo decir trata de unos caballos asesinados en la zona de Rincon, proxima a Santa FE-alegoria a los crimenes de la dictadura argentina- fue publicada en mexico, año 1980-Plena dictadura militar en argentina- ahi se habla de la historia del hermano mellizo de pichon, el gato garay- pero en ese libro, no da ningun dato y se ignora, que sucedio con el. la incognita luego se revela en GLOSA, hay un articulo muy interesante de Beatriz Sarlo al respecto. Juan L.ORTIZ, vivia en Parana-20 km de santa Fe y por razones genracionales, era un poco el patriarca de esos jovenes escritores. y muy amigo de SAER.Bueno, espero no aburrirte con estos datos y te saludo nuevamente.

    ResponderEliminar
  7. Hola Beto.

    Desde luego no me aburres para nada con estos datos. Por el contrario me encanta poder intercambiar impresiones literarias con alguien que haya leído a algún autor que me interese, algo cada vez más difícil en este mundo de Dam Brown, crepúsculos...

    El libro del que hablé que estaba en la biblioteca que frecuento "las nubes", comprobé el otro día que no estaba y nadie lo había sacado. Cuando era más joven, y más inocente, pensaba que había ladrones de libros en Móstoles que admiraban tanto determinados títulos que no podían contener la tentación de tenerlos y los robaban. Ahora sé que el libro estará perdido en otro anaquel de la biblio por despiste, por error, por desidia, porque esto no le importa a casi nadie... y la biblioteca es el eufemismo de un sitio donde se sacan dvds, y los muy jóvenes van a hacer que estudian.

    Bueno, en fin, sí tenían la última novela de Saer, "La grande", que creo que quedó inconclusa, y un libro de relatos.
    En las librerías grandes de Madrid ya he comprobado que no hay nada, o casi nada, de Saer. Aunque en la página de iberlibro (que une a los libreros de segunda mano de España) sí se ven cosas.
    Gracias por la recomendaciones. Ya probaré, porque lo que vi del mundo de Saer me dejó con ganas de más.
    Ahora estoy con Sabato, me queda retomar a Piglia, Macedonio, y volver con Borges... creo que me me estoy saturando de argentinos, aunque son muy buenos.

    Saludos otra vez.

    ResponderEliminar
  8. Hola, llegué hasta aquí buscando otra data, me gustó el post y me quedé.
    Me sorprendió que no se hicieran referencias a "Cicatrices" ni a "El Entenado", para mí son las mejores, junto a "Glosa". Las recomiendo.
    También tiene algunos cuentos perfectos.
    Saludos,
    Fernando.

    ResponderEliminar
  9. Hola David, muy bueno el blog!!! con respecto a Saer recomiendo Cicatrices, y Los cuentos completos, hemos subido a nuestro blog algun articulo sobre Saer, algunos poemas de Juanele (Juan L Ortiz). Si quieres puedes dar una vuelta por alli: www.literatrofia.blogspot.com). Saludos. Ana

    ResponderEliminar
  10. Hola Ana:
    Hoy precisamente estuve en la biblioteca que frecuento hojeando libros de Saer. Me interesa de lo que tienen "Las nubes" y "La grande". Realmente creo que de los libros que me traje de Argentina, "La pesquisa" fue el que más me sorprendió.
    Me paso por tu blog.
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Hola a todos muy lindo e interesante este blog

    tengo una evaluacion mañana sobre este cuento y otra mas de sociologia

    saer es un excelente poeta y sobre todo argentino entendi bastante sobre este cuento gracias sigan teniendo esas reflexiones fascinantes

    ResponderEliminar
  12. Tengo que admitir que me costó entender por lo menos al principio lo que el narrador me estaba contando. Siempre me sucede lo mismo cuando tomo un autor nuevo, un escritor que llega a mí por primera vez. Hay un cierto proceso de acomodamiento, de adaptación entre mi lectura y el mensaje que me va transmitiendo el autor, una suerte de aprendizaje que ocupa su tiempo. Por esta razón no lo leí de una vez, sino que jugaba con el libro a tomarlo y dejarlo hasta encontrar las reglas de juego. Lo primero que siento al tomar un autor por primera vez es un poco de fastidio, encuentro cierta opacidad en el texto que me provoca pensar que el autor se hace el difícil para hacerme ver lo estúpido que soy en comprensión de textos. O quizás peor, que estoy en otra esfera de la realidad distinta a la normal y que por eso no percibo claramente. Con La pesquisa sucedió que entre la primera y la segunda parte del transcurso del libro, tuve que armarme de paciencia para encontrar qué es lo que estaba pasando. La historia primera que empieza con Morvan en un Paris invernal se interrumpe bruscamente con una conversación entre amigos en un restaurante cercano a una terminal de Ómnibus un día de mucho calor en algún punto cercano a Santa Fé durante el mes de enero. Fue trabajo entender que Pichón estaba narrando la historia de Morvan a sus amigos. Me llamó la atención como Saer juega con una ficción dentro de otra, cómo la historia de los amigos parece pasar a un plano de lo real para contar la otra historia metida por Pichón que parece un cuento narrado por el personaje. La pesquisa es un libro de muchas historias que se cuentan de maneras directas e indirectas constituyendo una red o matriz que es un mundo que no acaba en el libro, sino en un mundo creado por Saer a través de sus distintos personajes, sus distintas novelas, con sus historias entrelazadas. Tenemos dentro de esas historias contadas no sólo el policial, también existe la historia del manuscrito de Washington, la conversación entre los amigos y sus vidas particulares quizás narradas en otros libros del mismo autor que a pesar de no estar narradas en La pesquisa confluyen en sus conversaciones. Me parece interesante que el final del “cuento policial” narrado por Pichón no tenga un final acabado sino que su constitución dependa de la misma conversación entre los amigos. La intervención de Tomatis hace ver como que la historia se construye a partir del diálogo y no como invención originaria de uno solo. Para mí es la voz de Saer que está diciendo: Miren, mis producciones no dependen solamente de mí sino que las fui armando a partir de la charla con amigos. Lo que más me gustó son los pensamientos de Saer puestos sobre el narrador. Cómo ve al tiempo, sus concepciones del tiempo, son las que me impactaron, quizás porque soy medio un obsesionado con la figura del tiempo, pero la verdad es que sus descripciones y sus pensamientos, porque veo la voz del autor en lo narrado, me deslumbraron.

    ResponderEliminar
  13. Hola Javi:

    Interesante reflexión; digamos que la esencia del tiempo y de la realidad son dos de las características de la narrativa de Saer, que además se acaba convirtiendo en una celebración de la vida, con todas esas fiestas y comilonas entre amigos.

    Sobre el tiempo y la percepción de la realidad es notable el trabajo que Saer hizo en su novela Glosa.

    La de Saer no es una literatura complaciente, pero una vez que le coges el tono creo que es muy estimulante. Es, para mí, de lo mejor que se ha escrito en español en las últimas décadas.

    Gracias por tu comentario y por pasarte.
    David

    ResponderEliminar
  14. Juan Cruz Domínguez Eltigredearena@hotmail.com26 de noviembre de 2012, 15:47

    bueno yo no entendi nada!! ajajjaj debo ser muy estructurado, por que lo amargo de lo inconluso no se me va mas!
    1)que se supone que el manuscrito lo escribo Morvan??
    2)es en la comilona del bar donde se supone que Pichon comienza la historia del asesino?
    3)que tiene que ver la historia de Paris en todo caso con el problema que tiene con el manuscrito y la hija de su dueño????

    ResponderEliminar
  15. Hola Juan:

    Si te digo la verdad leí este libro ya unos tres años y me acuerdo de todo; pero intento responder igual:

    1) No recuerdo quién era Morvan.
    2) Sí, se supone que la historia de París se la están contando Pichon a sus amigos argentinos una vez que ha regresado al país desde Francia.
    3) Bueno, no es una relación directa; Saer juega a la desestructuración en un juego de cajas chinas, al estilo Borges.

    saludos

    ResponderEliminar
  16. hola necesito saber quien son los narradores de la pesquisa !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola: esta novela, según recuerdo, tiene un narrador omnisciente, que sería la voz narrativa de Saer. Pero dentro de la trama hay unas 80 páginas que están narradas por Pichón Garay, que les cuenta la historia del policía de París a sus amigos.

      saludos

      Eliminar
  17. hola necesito saber esta respuesta "¿este tipo de relato recibe el nombre de ?" gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. novela

      ¿Estás haciendo los deberes del cole?

      Eliminar
    2. si es un trabajo PT para la escuela ! muchas gracias por la respuesta :D

      Eliminar
  18. cual es el espacio donde se circunscriben los asesinatos ?

    ResponderEliminar
  19. Cual de las versiones de los asesinatos es mas acertada la de tomatis o la de garay ?? porfa si me la respondes es para mañana si o se jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado estudiante anónimo:

      Imagino que si te mandaron leer este libro en la escuela serás argentino, como imagino además que no leíste el libro. De mi parte, espero que felicites a tu profesor: La pesquisa es una gran libro, y me parece muy interesante que os lo hagan leer.
      En realidad yo también soy profesor y mando leer un libro a mis alumnos, y espero que lo lean y no que le intenten sacar las respuestas a un desconocido en internet.
      En realidad, me hace gracia pensar que no leíste el libro (un error, el libro es muy bueno) y además, por las preguntas que me haces, me parece que ni siquiera has leído la reseña que yo hice de él, porque ahí está la respuesta a tus preguntas: los crímenes ocurren en París, por ejemplo, lo digo en la reseña.

      ¿Qué explicación es mejor? De eso también hablo en la reseña, pero me parece que la respuesta puede ser muy bella, puede ser interesante una reflexión personal tras acabar el libro y además me parece que no hay respuesta buena o mala sino que la respuesta define al lector.

      Así que en vez de ayudarte a hacer trampa, creo que voy a invitarte a conocer a Juan José Saer, uno de los más grandes autores en español de las últimas décadas. Sumérgete en La pesquisa, sin más dilación.

      saludos

      Eliminar
  20. Hola,

    soy Gastón y estuve leyendo tus comentarios sobre las novelas que leíste de Saer; llegué de casualidad intentando buscar en internet la dirección de dónde vivía en Santa Fe (para ponerla en el google map y mirar,), pero ya había caído varias veces por acá, aunque nunca había guardado el blog en algún marcador (Cómo sí lo hice ahora).

    Sobre "la zona", ese mundo de Saer que tiene su centro en "la Ciudad" (esa Sante Fe suya), es muy interesante también ir atando cabos con los relatos que publicó. Por ejemplo, en el caso de La Pesquisa, hay un par de narraciones que siguen esa conversación en diferentes momentos. Si mal no recuerdo en uno de esos cuentos (que leí hace años ya) cruzan desde el patio cervecero donde estaban a la estación porque había empezado a llover y ahí continúan su charla, si mal no recuerdo el eje del realto tiene algo que ver con Sherlock Holmes y recuentan una historia suya. Además, hay otro relato que cuenta un suceso en la Troya de la novela que nadie sabe quién escribió. Si mal no recuerdo están en Lugar (aunque este dato no es seguro, ya que yo lo leí de Cuentos Completos y lo leí de un saque y se me mezclan los cuentos y los nombres de los libros).

    Por eso, más allá de esa recomendación tenés que leer El Limonero Real (como venis diciendo) y si es posible Nadie Nada Nunca (hay una película de esa novela, que vi hace años, me había parecido buena, pero muy mal actuada; aunque era chocante ver a actores representando por ejemplo a Tomatis, puesto que era totalmente diferente de cómo yo lo imagino) porque en ese ciclo lleva sus experimentaciones narrativas a extremos que terminarán en Glosa (O tal vez terminan en Lo Imborrable; ahora que lo pienso, siendo esta su novela "más" política, en la que Tomatis anda casi perdido por una cuidad negra, lluviosa, reprimida y casi absurda).

    Hace poco en Argentina se publicaron sus "Papeles de Trabajos" un par de libros que recopilan sus cuadernos escritos a mano donde hay varias versiones de cuentos éditos u otros inéditos; empecé a leer el primer tomo y en una parte hay tres o cuatro inicios de "El limonero Real" que para alguien que gusta de la escritura de Saer, es muy intersante, notar qué tan temprano había empezado con la idea del libro, cómo cambian esos inicios y su forma de armarlos. Además de otras versiones de cuentos claves de Saer como uno alternativo de "A Medio Borrar".

    Deberías buscar, creo que en internet debe estar, "Algo se Aproxima" que es algo así como el primer cuento publicado que trata sobre "la zona" (está justamente en el libro En la Zona). Con esto vuelvo al tronco de mi comentario, que era que los relatos también son importantes en cuanto a llenar los agujeros de las novelas de Saer, puesto que allí también viven sus personajes clásicos y muchas veces éstos se presentan en algún cuento y luego van a protagonizar una novela (como Pichon Garay en "A Medio Borrar", por ejemplo).

    Bueno, como te debes haber dado cuenta, me gusta muchísimo Saer, te diría que es mi autor favorito, aunque creo que como lectores, nos vamos dando cuenta que eso es un imposible, puesto que siempre hay algo nuevo (aunque siempre es viejo, nuevo para uno) que te vuela la cabeza.

    Bueno, eso, buen blog, seguiré leyendo.
    saludos.

    ResponderEliminar
  21. Hola Gastón:

    Gracias por tu extensa nota. La verdad es que me ha animado a leer en breve, por fin, El limonero real. Y a ver si en este 2014 me compró el libro de relatos completos de Saer que en España editó El Aleph y que hojeado más de una vez.

    Y si me pongo, a ver si en la librería Iberoamericana consigo Lo imborrable, o Nadie nada nunca.

    Saer también se ha convertido en los últimos años en uno de mis escritores favoritos.

    Mi último descubrimiento de la literatura argentina, por si no lo conoces, es El traductor de Salvador Benesdra, que acaba de reeditar Eterna Cadencia. Muy grande Benesdra.

    De todos modos si consigues esas imágenes de la casa de Saer a ver si te acuerdas de dejar por aquí un enlace, a mí me gustaría verlo.

    A ver si pronto comento más libros de Saer.
    Saludos

    ResponderEliminar