martes, 5 de enero de 2010

El relato realista, poético y epifánico

Acabo de dejar un comentario en un blog (concretamente en el de Hilvanes y relates) donde su administradora afirmaba que no le gustaba el relato, pero tenía en casa una edición del Círculo de Lectores que reúne los tres principales libros de relatos de Roberto Bolaño: Llamadas telefónicas, Putas asesinas y El gaucho insufrible. Disfrute en gran medida de la lectura de estos tres libros hace unos años, he releído alguno de sus relatos y estoy pensando en releerlos enteros.
Recomendé a la administradora del blog que leyera, al menos, Sensini, el primer cuento de Llamadas telefónicas, uno de mis relatos preferidos a nivel absoluto. Ella lo ha hecho y afirma ahora que ese relato le ha gustado mucho.

Esto me ha llevado a pensar que el género del relato sigue estando infravalorado en España. Creo que si yo hubiera prescindido de él, me hubiese perdido algunas de mis mejores experiencias como lector -me cuesta encontrar novelas que me hayan emocionado más que Tres rosas amarillas de Carver, por ejemplo-; y el hecho de que alguien afirme que no le gusta el relato como género, pero lee Sensini y le encanta, pienso que es debido a que no ha dado con los libros adecuados (yo también afirmaba, hace bastantes años, que no me gustaba leer poesía hasta que me encontré con las Obras Completas de Juan Luis Panero).
He dejado en "Hilvanes y retales" una lista orientativa de los libros de relatos que más me han gustado como lector. Y se me ha ocurrido dejarla en mi propio espacio.
He seguido el criterio de centrarme en la corriente literaria a la que Sensini y los relatos de Bolaño pertenecen: el relato norteamericano realista, poético y epifánico. En otra entrada podría hablar del relato fantástico, de ciencia ficción o de terror, pero aquí voy a hablar de éste:

Dejo las referencias de los tres autores de este tipo de relato que más me han marcado:

Tres rosas amarillas, Catedral, de Raymond Carver.
De regreso al mundo, Cazadores en la nieve de Tobias Wolff. (Ahora hay de él un recopilatorio muy interesante: Aquí empieza nuestra historia).
Rock Spring, de Richard Ford.

Y dejo unas referencias más que no desmerecen a los anteriores:

El amor de una mujer generosa, de Alice Munro
Pájaros de América,
de Lorrie Moore
Los boys,
de Junot Diaz
Cuentos reunidos,
de Sherwood Anderson
Cuentos completos,
de Ernest Hemingway
El indio más duro del mundo,
de Sherman Alexei
Viaje de invierno,
de Charles Baxter
Idiotas primero,
de Bernard Malamud

La geometría del amor, de John Cheever
Siempre es medianoche,
de Hanif Kureishi (es inglés)

De españoles que cultivan esta tendencia destacaría:
Como una historia de terror, de Jon Bilbao, una novedad, de 2008, que me encantó.
El corazón y otros frutos amargos, de Ignacio Aldecoa, el que dice la crítica que es el mejor libro de relatos publicado en España en el siglo XX.

De hispanoamericanos: los cuentos de Juan Villoro o Rodrigo Rey Rosa.

Y por supuesto, habría que mencionar a la fuente de todos los autores anteriores: Anton Chejov. Muy recomendable la selección de sus cuentos que hizo Richard Ford.

24 comentarios:

  1. ¿Leíste "Primer amor, últimos ritos", de McEwan? Englobaría su relato "El último día del verano" en una hipotética lista de mis cuentos favoritos.
    Como curiosidad: la primera reseña que escribí (y una de las pocas) hablaba de "Sensini", de Bolaño.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier:

    Ese libro lo he tenido en las manos y aún no le he leído. He leído de él: Amor perdurable, Amsterdam. Quería leer para 2010: Expiación, apuntaré este que me dices. El relato como género me gusta mucho.
    ME acabo de dar cuenta de me he olvidado de los ingleses, y los relatos de Kureishi son muy buenos. Voy a ponerlo.
    Sensini es una maravilla
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Al final mi respuesta a tu comentario ha sido larga...acabo de hacerme, vía internet, con Tres rosas amarillas...y con Ubik... tus sugerencias me parecen muy interesantes. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    Estoy muy de acuerdo en eso de que el cuento está infravalorado en España, algo que (una vez más) no ocurre en el mundo anglosajón.
    Aquí da la sensación de que los "verdaderos" escritores son los de grandes novelas realistas. Una muestra de ello es el poco respeto que muestran muchos escritores españoles hacia el cuento cuando se aventuran a escribir uno. Es como si pensaran que el cuento se define únicamente en función de su corta extensión, ignorando la tensión e intensidad que el género requiere. Cuando digo esto pienso por ejemplo en una antología de cuentos españoles de la editorial Páginas de Espuma, cuyos cuentos me parecieron a cuál peor (esto es una opinión personal y subjetiva).

    En cuanto a mis cuentos favoritos, a mí me cuesta mucho elegir sin tener en cuenta el relato fantástico. Probablemente los mejores cuentos que he leído pertenecen a este género: "Bartleby el escribiente" de Melville, "Los amigos de los amigos" de Henry James, "El guardavía" de Dickens; los cuentos de Borges, Poe, Lovecraft, Wells, Maupassant, Cortázar, Arreola, Horacio Quiroga, Felisberto Hernández...

    Entre los cuentos realistas, los de Bolaño los he leído tantas veces que me sé algunas frases de memoria, y desde luego "Sensini" me parece magnífico. Recuerdo también uno de Kureishi sobre una pareja y unas polillas que, aunque tal vez sea demasiado alegórico, me gustó bastante.

    Siento haberme extendido tanto, pero el tema me interesa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría comentar algo más sobre el carácter "epifanico" del cuento. Es cierto que muchos cuentos poseen esta característica, pero yo creo que el cuento moderno ha evolucionado en ese sentido. En los mejores cuentos de Carver, por ejemplo, asistimos a una revelación, pero no sabemos si esa revelación la percibimos sólo nosotros como lectores, o el propio personaje, y tampoco somos capaces de enunciar en qué consiste exactamente esa revelación o "epifanía". Más bien se nos escamotea su significado, y a mi juicio es esa una de las principales características del cuento moderno.

    Borges definía el hecho estético (véase "La muralla y los libros", en "Otras inquisiciones") como "la inminencia de una revelación que no se produce". Esta podría ser una buena definición de uno de los principales requisitos del cuento moderno.

    Por otro lado, autores como Roberto Bolaño tomaron de Borges la idea de construir sus cuentos a partir de la base del cuento policiaco. Por eso muchos cuentos de Bolaño, aunque sean realistas, poseen la tensión del cuento policiaco: el lector se sitúa ate ellos como un detective, y sospecha que el narrador, más que contarle algo, se lo está ocultando.

    ResponderEliminar
  6. Chejov y Aldecoa, cierto. Con los cuentos de Bolaño tengo una cuenta pendiente, y eso que Los Detectives Salvajes es lo mejor de esta década moribunda.
    Lean a Saki: ingenio y fina ironía inglesa.
    Otra cosa:
    En Móstoles no habrá cines, pero en tren hasta Atocha no hay demasiado trayecto, y cerquita de la estación de Atocha están los Doré, La Filmoteca, de precio asequible y con sugerente cafetería y tienda de libros sobre el tema. Es un santuario del cine de ayer y de hoy.

    ResponderEliminar
  7. Mi librero te agradece profundamente tus recomendaciones.No había leído nada de Wolf, pero ya creo que lo he solventado

    ResponderEliminar
  8. Hola:

    Hilvanes: Ubik y Tres rosas amarillas me parecen dos libros estupendos. El primero puede ser un choque te aviso, y después del de Carver buscarás todo lo suyo. Lo único malo de Carver es que sólo tiene 4 libros de relatos. Los poemas también están bien.

    Spleen: creo que en los libros que he comentado existen todas las variables sobre finales epifánicos de los que hablas. Me quedé alcinado con el primer cuento de Carver que leí, "Plumas", el 1 de Catedral. Ocurría algo al final que no sabías qué era ni de donde venía, pero te dejaba seco. Y yo ingenuo pensaba que Carver había tenido suerte... ya vi después lo medido que estaba eso.

    Principe: Aldecoa y Chejov merecen mucho la pena. Para mí también Los detectives salvajes es de lo mejor de la década, pero como casi todo lo de Bolaño.

    Detective: Tobias Wolff es uno de mis autores preferidos. Sus novelas también son estupendas, tiene dos autobiográficas: Vida de este chico, y En el ejército del faraón, que me encantan. Tengo aún en un estante sin leer la antología Aquí empieza nuestra historia, donde ha revisado cuentos antiguos y añade 10 nuevo.

    Por cierto me está pasando que trato de entrar en mi blog como administrador y me sale un mensaje "ex.internetexploner ha detectado un error y tiene que cerrarse", y se cierra, con lo que no sé que hacer, la mitad de las veces no puedo entrar en el blog desde ayer. ¿Esto le ha pasado a alguien?

    saludos

    ResponderEliminar
  9. Príncipe: claro que vamos al ciné Doré, y a los de la plaza Jacinto Benavente, los Ideal, y a los de Martín de los Heros y la plaza de los Cubos.
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Prícipe: de nuevo olvidé algo.
    A Saki le he tenido en mis manos más de una vez y aún no me he decidido, aunque las ediciones de Valdemar que están en la biblioteca a la que voy tienen una pinta estupenda.
    A ver si en 2010

    ResponderEliminar
  11. Los golem de Martín de los Heros eran mis preferidos, cuando se llamaban los Alphaville -llamados así por una peli de Godard, de ciencia ficción, que quizá conozcas- y había una estupenda y elegante cafetería. Si no había clientes e ibas solo, el camarero te ofreciá conversación.
    La verdad, no sé por qué quitaron ese café.

    ResponderEliminar
  12. Hola
    Sobre la cafetería de los Alpahville ya se habló en este blog, estaría en la entrada con etiqueta "Siempre nos quedará Casablanca". Yo estuve mucho en esos cines, pero creo que nunca tomé nada en esa cafetería, solía tomarlo en las de alrededor, en la calle Martín de los Heros y en el alemán del subterráneo.
    saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola,

    A mí me encantaba esa cafetería... aunque no recuerdo que el camarero fuera simpático precisamente, más bien al contrario, pero con la poca gente que iba no me extraña. Muchos que iban al cine no sabían que existía.

    ResponderEliminar
  14. Yo estoy leyendo en casa, en voz alta, mientras se cocina o se hace alguna cosa compatible con escuchar y tal, estoy leyendo a Eudora Welty, sobrecarga pero no está mal, llego a ella por Lumen, claro, que te lo pone en la cara, y de ruta sureña.. después de O´Connors, aunque el que ha sido una flipada leer (para mí era una tercera vuelta) ha sido Cheever, Cheever no falla. Leí a Neil Labute últimamente (no lo recomiendo), unsaludo

    ResponderEliminar
  15. Pues queda leído ese post sobre tu experiencia con los cines.
    Me ha recordado a uno que escribí hace casi dos años cuando hacía de bloguero expansivo en el portal Libro de Arena: Ayer Bergman, un señor muy serio, me hizo reír gracias a Mozart:
    http://www.librodearena.com/post/literaturitiscronica/ayer-bergman-un-senor-muy-serio-me-hizo-reir-gracias-a-mozart/24855/3059

    ResponderEliminar
  16. Hola:
    Jesús Garrido: bienvenido. Sí, en la lista puse todos los libros de relatos que recordaba de autores norteamericanos que me impactaron. Creo que he leído alguno más (o de los mismos autores he leído más), pero estos fueron los que me vinieron antes a la cabeza. Alguno, como "Idiotas primero", creo que no se pueden encontrarn ahora en España, lo que es una pena.

    David: A Welty la he tenido en las manos, creo que tiene un libro de relatos en Anagrama, y creo que he visto otro en esta editorial nueva que me parece que se llama Impedimenta, y sí, me llama la atención. Tiene buena pinta. Con O´Connors me tengo que poner. A Cheever le tengo que releer. Leí "La geometría del amor" en un mal momento personal y creo que si lo leo ahora apreciaría más ese libro.

    Príncipe: a ver si leo ese artículo.

    saludos

    ResponderEliminar
  17. David: acabo de comprar un libro de Eudora Welty, "La hija del optimista", de la pequeña, pero cuidada editorial, Impedimenta. Tiene muy buena pinta, ya lo comentaré por aquí.
    También he comprado, hablando de libros de relatos, los Cuentos completos de Haroldo conti, del que leí su novela Sudeste hace poco y me gustó mucho.
    saludos

    ResponderEliminar
  18. Me alegro, ¡qué pedo llevo! tengo que pasarte un poemario que me llevo a noches como esta de callejón, ahora mismo he dejado dicho en el ma-herido, cuando mi mujer (a la que le leo, quizá en exceso metafórica, Eudora Welty) cuando mi mujer sale por la puerta Levrero entra por la ventana, no me voy a poner a escribir aquí, pero a ver si te paso alguna cosa mía en línea bartleby podríamos decir, noto que tu sinceridad es el eje de trabajo y de vida, y que como mínimo, me darás una respuesta sorpendente, así que ya te lo pasaré, pese a que de mañana no sé qué contienen ciertas carpetas y el yo que se levanta se desdice de todo, creo que lo que escribo aquí ahora mismo te lo quería decir ya tiempo atrás, me gusta que hayas abierto este chat, 1saludo

    ResponderEliminar
  19. Estos post son todos juntos una declaración de amor a la literatura impresionante. Me quedo pasmado de todo lo que han leído y siguen leyendo. Recuerden eso sí: "del mucho leer y del poco dormir se le secó el seso".

    ResponderEliminar
  20. Hola noseaszote: ¡feliz año nuevo!, supongo que ya de vacaciones de verano... yo hoy acabo ya con las de invierno.
    saludos

    ResponderEliminar
  21. Donde sólo hay un camino, el hombre se desvía con familiaridad (no dormí, tienes toda la razón, el amor y el agostamiento, y es que es cierto, es apreciable -no me preguntéis las fuentes- de alguna manera: de todo esto han sacado fotos concienzudas, como un jersey que lavaras mal, uno de lana, que quedara muy encogido y eso, apelmazado, así nuestras neuronas), afortunadamente mi mujer me empuja a la cama y suele estar aquí, ahora no, claro, y fumo y como galletitas como en un poema de Carver que habla de no respetar nada, cuando ella no está, excepto la cama matrimonial. En este caso, como vivo en una buhardilla de poco tamaño, mejor cambiaré las sábanas cuando vuelva, la cama ya fue mancillada sobradamente. Ah, he leído Mark Ford "Raymond Roussel y la república de los sueños" Jean Cocteau "Opium" Joseph Roth "Cartas" Robert walser "Los hermanos Tanner" y, aunque dije que para leerla por tercera vez mejor ya intentarlo en inglés, no ha sido así, tal vez a la cuarta vaya la vencida, los primeros capítulos de Ruido de Fondo, la prosa de DeLillo, al releer, aunque sigue siendo muy exhaustivo, no cansa. unabrazo

    ResponderEliminar
  22. Ruido de fondo me gustó mucho.
    De Robert Walser he leído Jacob Von Gunten y El paseo. El la biblioteca que frecuento hay más, a ver si me pongo con él, que cuando leí esos libros me gustaron mucho.
    saludos

    ResponderEliminar
  23. Justo, j von gunten y el paseo, este es (está siendo) el tercero que leo (bueno, intenté los microgramas, pero los microgramas no son interesantes, realmente no lo son, o no me parecieron a mí en el rato que me tomé con él),1saludo

    ResponderEliminar