viernes, 19 de diciembre de 2014

Antología de Gerardo Diego: Antonio Machado (7)

Tenía un poco abandonado el tema de los poemas en el blog. Sigo hoy con la Antología de Gerardo Diego.
El séptimo poeta que antóloga Gerardo Diego en 1934 para su Poesía española, antología (contemporánea) es Antonio Machado (Sevilla, 1875  – Colliure, 1939).

Si el anterior poeta era su hermano Manuel, creo que Antonio no necesita ninguna presentación, siendo uno de los poetas españoles más conocidos del siglo XX. Tengo el libro de sus obras completas a medias, sin embargo. He de retomarlo.
Al menos dos veces he estado en su casa museo de Segovia.



Dejo aquí unos poemas de la antología. Son del libro Campos de Soria.


VII
¡Colinas plateadas,
grises alcores, cárdenas roquedas
por donde traza el Duero
su curva de ballesta
en torno a Soria, oscuros encinares,
ariscos pedregales, calvas sierras,
caminos blancos y álamos del río,
tardes de Soria, mística y guerrera
hoy siento por vosotros, en el fondo
del corazón, tristeza,
tristeza que es amor! ¡Campos de Soria
donde parece, que las rocas sueñan,
conmigo vais. ¡Colinas plateadas,
grises alcores, cárdenas roquedas!


VIII
He vuelto a ver los álamos dorados,
álamos del camino en la ribera
del Duero, entre San Polo y San Saturio,
tras las murallas viejas
de Soria —barbacana
hacia Aragón, en castellana tierra—.
Estos chopos del río, que acompañan
con el sonido de sus hojas secas
el son del agua, cuando el viento sopla,
tienen en sus cortezas
grabadas iniciales que son nombres
de enamorados, cifras que son fechas.
¡Álamos del amor que ayer tuvisteis
de ruiseñores vuestras ramas llenas;
álamos que seréis mañana liras
del viento perfumado en primavera;
álamos del amor cerca del agua
que corre y pasa y sueña,
álamos de las márgenes del Duero,
conmigo vais, mi corazón os lleva!
¡Oh, sí!  Conmigo vais, campos de Soria, 
IX
¡Oh, sí!  Conmigo vais, campos de Soria,
tardes tranquilas, montes de violeta,
alamedas del río, verde sueño
del suelo gris y de la parda tierra,
agria melancolía
de la ciudad decrépita.
Me habéis llegado al alma,
¿o acaso estabais en el fondo de ella?

¡Gentes del alto llano numantino
que a Dios guardáis como cristianas viejas,
que el sol de España os llene
de alegría, de luz y de riqueza!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada